Las consecuencias y el peligro de la pancreatitis pancreática

La pancreatitis es una enfermedad inflamatoria del páncreas. La razón principal es una violación del flujo de salida del jugo digestivo y otras enzimas producidas por el páncreas hacia el intestino delgado (duodeno). La incidencia de pancreatitis y otras enfermedades pancreáticas está aumentando en todo el mundo. Esto se debe principalmente a una mala nutrición, abuso de alcohol, degradación ambiental.

En el artículo, consideraremos en detalle: qué es, cuáles son las principales causas de aparición, los primeros signos y síntomas, así como qué tratamiento se prescribe para la pancreatitis en adultos y qué necesita saber si ocurre un ataque.

¿Qué es la pancreatitis?

La pancreatitis es un proceso inflamatorio y degenerativo en el páncreas. Si tal proceso se manifiesta, las enzimas producidas por el páncreas no ingresan al duodeno. Por lo tanto, comienzan a actuar activamente ya en el páncreas, destruyéndolo gradualmente.

Este proceso se llama autólisis, que, en latín, se llama "auto-digestión". Ahora ya sabes, en los términos más generales, sobre la pancreatitis aguda, qué es. Es solo un ataque químico, y la transformación de la glándula "por sí sola" en una masa semi-digerida.

El páncreas es uno de los órganos más complejos del cuerpo humano, que es casi imposible de recuperar. La eficiencia de esta glándula regula el metabolismo, la digestión normal.

Sus funciones principales son:

  • Aislamiento de enzimas para la descomposición de sustancias beneficiosas obtenidas con alimentos en el intestino delgado.
  • Fermentación de insulina y glucagón en la sangre: hormonas que regulan el almacenamiento y el consumo de energía derivada de los alimentos.

La pancreatitis en adultos es un problema bastante común que todos pueden enfrentar. Los trastornos asociados con la salida de la bilis, así como los hábitos alimenticios (por ejemplo, el consumo de alimentos grasos y abundantes, el estrés, la predisposición hereditaria, el alcohol, etc.) pueden conducir al desarrollo.

En consecuencia, quienes abusan constantemente del alcohol tienen un mayor riesgo de desarrollar pancreatitis. Según las estadísticas, a menudo se desarrolla en mujeres embarazadas y en madres jóvenes en el período posparto. La clave para prevenir el desarrollo de pancreatitis es el enfoque correcto para la formación de una dieta.

Los siguientes factores pueden causar pancreatitis:

  • cirugía en el tracto biliar y generalmente en el estómago,
  • lesiones abdominales, lesiones,
  • infestaciones parasitarias, infecciones, en particular hepatitis viral,
  • paperas (paperas),
  • predisposición genética

Estadísticas de pancreatitis por causas

  • El 40% de todos los pacientes con inflamación pancreática son alcohólicos. Con mayor frecuencia revelan la necrosis del órgano o sus trastornos destructivos.
  • El 30% de los pacientes son pacientes con antecedentes de colelitiasis.
  • El 20% de los pacientes son pacientes obesos.
  • El 5% de los pacientes son pacientes que han sufrido una lesión orgánica o intoxicación del cuerpo, tomando medicamentos.
  • Menos del 5% de los pacientes son pacientes con una predisposición hereditaria a la formación de inflamación, o que sufren defectos congénitos en el desarrollo del órgano.

Características de la enfermedad

La pancreatitis es una inflamación del páncreas, acompañada de una función exocrina alterada. Los lobulillos de la glándula se hinchan, el conducto de Wirsung se expande, lo que estimula la producción de enzimas para la digestión.

Si la enfermedad no se trata, los procesos necróticos comenzarán en ciertas áreas inflamadas del órgano y, expandiéndose gradualmente, cubrirán todo el páncreas.

El efecto de los medicamentos prescritos en el tratamiento de la pancreatitis está dirigido principalmente a detener la secreción de enzimas. Esta es la única forma de garantizar la paz total del cuerpo, sanarlo y restaurarle la funcionalidad.

Los casos severos de pancreatitis, acompañados de procesos destructivos, a menudo requieren intervención quirúrgica y resección parcial o completa del órgano.

Complicaciones de la pancreatitis

Las formas agudas de pancreatitis, a saber: purulenta, alcohólica, biliar y hemorrágica, a menudo van acompañadas de una consecuencia tan grave como la necrosis pancreática: la muerte de las células pancreáticas. Este diagnóstico se considera patomorfológico, es decir, se establece al abrir el cuerpo de un paciente fallecido con pancreatitis.

Con la necrosis de las glándulas, se observa una muerte gradual parcial o completa de las células orgánicas. Los tejidos se disuelven bajo la influencia de enzimas producidas por la glándula. Este proceso puede agravarse por infección y peritonitis.

Una vívida ilustración de lo que es la pancreatitis necrótica y cómo es potencialmente mortal es la estadística de mortalidad: incluso si los pacientes son hospitalizados a tiempo, aproximadamente el 50-70% de todos los casos son fatales.

El peligro de complicaciones destructivas de la pancreatitis también es que no solo se destruyen el páncreas, sino también otros órganos digestivos. Primero, los tejidos se hinchan, se desarrolla toxemia (las toxinas ingresan a la sangre del paciente, envenenando el cuerpo), luego comienza un absceso en el órgano mismo y en los tejidos cercanos, y, finalmente, los tejidos de la glándula y el tejido retroperitoneal comienzan a pudrirse.

Un resultado favorable de la enfermedad es posible solo cuando se diagnostica en una etapa temprana. En este caso, al paciente se le recetan medicamentos que detienen la actividad del páncreas y, mientras tanto, los médicos intentan determinar con certeza qué área del órgano ha sufrido cambios destructivos.

¿Cuál es el peligro de la enfermedad?

Tanto la pancreatitis aguda como la crónica son extremadamente peligrosas. Las enzimas, producidas en exceso por una glándula enferma, digieren gradualmente su tejido. En el proceso de esta "auto-digestión", las paredes de la glándula se corroen gradualmente, como resultado de lo cual las enzimas van más allá del cuerpo y circulan por todo el cuerpo.

Al entrar en la cavidad del estómago, las enzimas provocan sangrado, pueden causar fístulas.

Una enfermedad que se origina en un órgano pequeño del tracto digestivo puede afectar todos los sistemas vitales del cuerpo. Las sustancias tóxicas resultantes de la descomposición de focos de necrosis ingresan al torrente sanguíneo y se transportan por todo el cuerpo, envenenando todo alrededor: riñones, pulmones, hígado e incluso el cerebro.

La pancreatitis con complicaciones destructivas (de lo contrario, necrosis pancreática) puede ser un requisito previo para el desarrollo de encefalopatía cerebral. La etapa grave de la necrosis pancreática se acompaña de intoxicación general del cuerpo, función respiratoria deteriorada y falla orgánica múltiple: a medida que la condición empeora y la progresión de la toxemia, el cerebro se ve afectado y se desarrolla encefalopatía. En más de un tercio de los casos, ella entra en coma.

Al dejar la enfermedad sin la medicación adecuada y, a veces, la intervención quirúrgica, el paciente corre un gran riesgo. Entre las posibles consecuencias:

  • peritonitis y absceso purulento,
  • colangitis purulenta
  • colestasis
  • sangrado interno
  • trombosis de las venas mesentérica, esplénica, portal y portal,
  • diabetes mellitus Como ya se mencionó, las enzimas producidas en exceso corroen gradualmente las paredes del páncreas. Una vez que llegan a las células responsables de la producción de las hormonas glucagón e insulina (islotes de Langerhans), una persona puede despedirse de su vida habitual y acostumbrarse a
  • un diagnóstico recién adquirido de "dependencia de insulina" o de otra manera, diabetes
  • complicaciones oncológicas En tales casos, la resección parcial o completa de la glándula se realiza con mayor frecuencia, dependiendo de qué tan grande sea el área afectada por el cáncer. Después de tal operación, el paciente debe tomar insulina y lipotrópicos de por vida.

Un paciente que ha sufrido pancreatitis tiene una defensa inmune bastante débil, lo que lo convierte automáticamente en un objetivo para todo tipo de enfermedades de naturaleza infecciosa y viral.

La enfermedad debilita ampliamente la funcionalidad del cuerpo:

  • Todo el trabajo del tracto gastrointestinal está alterado. La inflamación se extiende a las paredes mucosas del esófago y el estómago, como resultado de lo cual aparecen defectos erosivos ulcerativos en ellas. El paciente experimenta constantemente molestias en el estómago y el peritoneo.
  • Deterioro del sistema respiratorio. Debido a la presión del páncreas sobre los órganos vecinos, el paciente tiene dificultad para respirar. Los tejidos de los órganos del sistema respiratorio se engrosan debido a la acumulación de líquido en ellos.
  • Interrupción del sistema cardiovascular. Los pacientes con inflamación pancreática son propensos a la taquicardia, tienen presión arterial baja y poca permeabilidad arterial. A medida que la enfermedad progresa, se observa vasoespasmo en pacientes, se desarrolla hipoxia orgánica y es difícil la coagulación de la sangre.

La lista de consecuencias de la enfermedad no se limita a todo lo anterior. Esta enfermedad es extremadamente insidiosa, los médicos registran constantemente nuevas variaciones en su curso. Ante la menor sospecha de pancreatitis, debe ir al hospital. Esta es la única forma de detener su desarrollo de manera oportuna y evitar consecuencias peligrosas.

Descripción general de la enfermedad y grupo de riesgo.

La pancreatitis es un proceso inflamatorio en el que se ven afectados los tejidos pancreáticos ubicados detrás del estómago en la región retroperitoneal y adyacentes al duodeno. La función principal del cuerpo es la producción de fluido fermentado involucrado en el proceso de digestión. El mecanismo del páncreas es transportar enzimas y bicarbonatos a través del conducto conectivo hacia el intestino delgado. Este proceso es necesario para la fermentación de sustancias orgánicas, el metabolismo adecuado y la absorción de nutrientes a través de la pared del intestino delgado. El jugo fermentado neutraliza el ambiente ácido de la secreción gástrica en el intestino, está involucrado en el proceso de división y procesamiento de los alimentos entrantes.

La pancreatitis ocurre en el contexto del flujo de salida del líquido pancreático hacia la cavidad duodenal, lo que conduce a la retención de enzimas que comienzan a descomponer el tejido circundante, los órganos cercanos y los vasos sanguíneos. Con un largo retraso en el jugo fermentado en los tejidos, el proceso comienza a ser de naturaleza progresiva, lo que conduce a la necrosis pancreática. Como regla general, los casos avanzados de pancreatitis son prácticamente intratables y a menudo terminan en la muerte. La razón principal para el desarrollo de la enfermedad es el consumo excesivo de alimentos grasos y el abuso del alcohol.

El grupo de riesgo, en primer lugar, incluye a las personas que abusan del alcohol. Los pacientes con colelitiasis son susceptibles a la enfermedad debido al bloqueo de la secreción de salida del páncreas. Esto causa inflamación. Mantenerse bajo estrés constante también puede causar pancreatitis debido a la disfunción del conducto biliar.

Clasificación

La pancreatitis se clasifica de la siguiente manera:

  1. agudo
  2. recurrente agudo, con la capacidad de restaurar la funcionalidad del órgano,
  3. inflamación crónica con función pancreática parcial, que no es obstructiva,
  4. crónica, debido a la obstrucción de los conductos biliares,
  5. secundaria aguda sin restauración de la funcionalidad del órgano,
  6. crónica con calcificación, es decir, con la presencia de sales en el páncreas.

Los procesos agudos y crónicos se clasifican según diferentes criterios. Por ejemplo, hay tres grados de gravedad:

  1. Un grado leve no causa daño significativo a los tejidos y no afecta la funcionalidad.
  2. Medio: caracterizado por una violación en el páncreas y la adición de complicaciones sistémicas.
  3. Un grado severo se caracteriza por complicaciones graves y la posibilidad de muerte.

Hay una clasificación por razones:

  1. Comida. Surgiendo del uso de alimentos grasos, salados, ahumados, así como del alcohol. Se puede manifestar tanto con el uso constante de estos productos, como con uno solo.
  2. Biliar Se desarrolla en el contexto de enfermedades del hígado, la vesícula biliar, como la colelitiasis y la colecistitis.
  3. Pancreatitis isquémica. Ocurre en el contexto de una violación del suministro de sangre al páncreas.
  4. Gastrogénico Aparece en enfermedades del estómago, como una úlcera o gastritis.
  5. Tóxico-alérgico. Llamado al tomar medicamentos o al reaccionar a un alergeno.
  6. Infeccioso Ocurre con enfermedades virales y bacterianas.
  7. Traumático como resultado de un traumatismo en la cavidad abdominal.
  8. Congénito, derivado de patologías durante el embarazo o asociado con anormalidades genéticas.

La pancreatitis aguda se divide en tres subcategorías: hemorrágica, grasa y mixta.

La pancreatitis crónica se puede dividir en las siguientes formas:

  1. Inflamación crónica con la presencia de pequeñas calcificaciones de hierro. Este formulario es el más común. Los síntomas se manifiestan según el tamaño de la lesión.
  2. Pancreatitis crónica obstructiva asociada con flujo de salida de jugo enzimático hacia el duodeno. Ocurre debido a la presencia de cálculos en los conductos biliares o la formación de un tumor en el páncreas.
  3. Fibrosis pancreática: se produce debido a la sustitución de tejidos con tejido conectivo con su posterior fusión.
  4. Fibro-endurativo: ocurre con cambios en los tejidos con dificultad en la salida del jugo pancreático.

Síntomas de pancreatitis

El primer síntoma, bastante grave, es la aparición de un síndrome de dolor. Los tipos de dolor pueden ser diferentes, esto se debe a la causa de la ocurrencia. Por ejemplo, con la forma edematosa, en la que se produce la compresión de las terminaciones nerviosas, el estiramiento de la cápsula del páncreas y la violación del conducto del jugo pancreático, se produce un dolor sordo en la parte superior del abdomen. Con la forma necrótica de la lesión, el dolor es tan intenso que puede conducir al desarrollo de un shock de dolor. A menudo se requiere un diagnóstico cardíaco, ya que los dolores asociados con la pancreatitis se confunden fácilmente con signos de enfermedad cardiovascular.

Importante! Como regla general, el dolor es similar a una faja y se irradia desde la cavidad abdominal hasta la columna vertebral.

La pancreatitis también tiene síntomas dispépticos, expresados ​​como náuseas, vómitos y disbiosis (la diarrea cambia al estreñimiento y viceversa). Como regla general, el trastorno es causado por una violación de la dieta y el inicio de algunas drogas.

La deshidratación es uno de los síntomas de la enfermedad. Se manifiesta con pérdida progresiva de peso corporal, sed, piel seca, micción rara y decoloración de la orina. En las etapas posteriores: confusión, presión arterial baja, taquicardia, problemas del habla, cambios degenerativos severos y riesgo de muerte.

Otro síntoma de pancreatitis es la palidez y el color amarillento de la piel. Esto se debe a la presión del páncreas por edema debido a que no se realiza la salida de la bilis. En caso de insuficiencia respiratoria, pueden aparecer manchas cianóticas en el área del triángulo nasolabial, así como en el abdomen.

Diagnósticos

Las primeras etapas de la pancreatitis son difíciles de diagnosticar.Por lo tanto, para determinar la enfermedad utilizando diversos métodos de laboratorio e instrumentales.

  1. Análisis de sangre general: para determinar la presencia de un proceso inflamatorio, es decir, el nivel de glóbulos blancos, glóbulos rojos, ESR, etc.
  2. Bioquímica de la sangre para la presencia de niveles elevados de enzimas.
  3. Examen de sangre para azúcar.
  4. Análisis de orina para detectar la presencia de amilasa.
  5. Examen de ultrasonido de la cavidad abdominal.
  6. Gastroscopia, para determinar lesiones del duodeno.
  7. Radiografía panorámica: para detectar cálculos en los conductos y calcificación del páncreas.
  8. Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE). Colecistocolangiografía.
  9. CT
  10. Coprograma (análisis de heces para detectar la presencia de bilis).
  11. Prueba de secretina-colecistoquinina, prueba de Lund y otros estudios funcionales.

Tratamiento de pancreatitis

La selección de medicamentos se basa en el grado, la forma, la etiología y las enfermedades asociadas del paciente. La terapia de forma aguda se lleva a cabo solo en condiciones estacionarias. En la pancreatitis aguda, como regla, se prescribe el siguiente tratamiento:

  1. Analgésicos, antiespasmódicos, anticolinérgicos: para aliviar el dolor. Para el dolor insoportable, se pueden recetar medicamentos.
  2. Citostáticos: para reducir el proceso inflamatorio.
  3. Bloqueadores de enzimas y secreciones: para prevenir la necrotización de los tejidos.
  4. Antibióticos: en presencia de infección.
  5. Soluciones de electrolitos y aminoácidos: para reducir el nivel de intoxicación.

Los siguientes agentes se usan para tratar una forma crónica:

  1. Con dolor, se recetan analgésicos.
  2. Los inhibidores de la bomba de protones se usan para suprimir la secreción.
  3. Preparaciones enzimáticas.
  4. Medicamentos antiinflamatorios.
  5. Intervención quirúrgica.
  6. Dieta

Tratando niños

El tratamiento de la pancreatitis en niños se lleva a cabo en un hospital. En los primeros días, el ayuno se prescribe para descargar el páncreas. Después de la adaptación alimentaria, prescriba una dieta que no estimule la secreción. Asigne una bebida alcalina, la introducción de una solución de glucosa, inhibidores de enzimas proteolíticas, si es necesario: hemododesis y plasma. La terapia farmacológica incluye el uso de analgésicos, antiespasmódicos, medicamentos que reducen el nivel de secreción, así como preparaciones enzimáticas. Como terapia complementaria, se prescriben antibióticos, antihistamínicos, corticosteroides, así como medicamentos que mejoran la microcirculación.

Importante! La intervención quirúrgica está indicada solo con el desarrollo de la destrucción del páncreas o con la ineficacia de la terapia conservadora.

Tratamiento para adultos

En el tratamiento de la pancreatitis en adultos, se recetan medicamentos antiinflamatorios y antiespasmódicos y medicamentos para reducir el nivel de producción de enzimas pancreáticas. Además, se introducen soluciones que eliminan los signos de intoxicación. A las personas con una forma crónica de la enfermedad se les receta una dieta moderada y toman medicamentos que contienen enzimas, ya que en esta fase de pancreatitis el nivel de producción de enzimas se reduce significativamente. Si es necesario, se toman medicamentos para normalizar el tracto digestivo.

Previsión y Prevención

Con un tratamiento oportuno, el pronóstico del tratamiento es bastante favorable. Puede haber complicaciones con la adicción al alcohol, el tabaquismo y el tratamiento inadecuado que requiere intervención quirúrgica.

Hay dos tipos de prevención: primaria (para prevenir la aparición de la enfermedad) y secundaria (para prevenir una recaída). Para la prevención primaria se requiere:

  1. Dejar de fumar y beber alcohol por completo.
  2. Reducción del estrés emocional en el cuerpo.
  3. Restricción en el uso de alimentos grasos y especias.
  4. Monitoreo oportuno del páncreas y órganos adyacentes.
  5. Si es necesario, tome preparaciones que contengan enzimas.

Para la prevención secundaria, se deben observar las siguientes reglas:

  1. Un rechazo completo del alcohol.
  2. Ingesta mínima de grasas.
  3. Procesamiento de alimentos suave.
  4. Protege el cuerpo de las infecciones virales.
  5. A tiempo para tratar los órganos que están cerca del páncreas.
  6. Tomar medicamentos especiales para prevenir recaídas.

La nutrición para la pancreatitis no tiene restricciones especiales. La regla principal es comer hervida, en puré y al vapor.

En los primeros 2 días, solo se permite el agua o una decocción de rosa mosqueta. En el día 3, se excluyen los alimentos ricos en calorías y la sal. En consecuencia, se excluye todo picante, en escabeche y picante. La comida debe ser picada. Después de reducir la inflamación, se permite la carne magra, el requesón, los cereales y las verduras (excepto el repollo). Está permitido beber jugos de frutas y bebidas de leche agria. Naturalmente, el alcohol y las grasas deberán abandonarse durante mucho tiempo. Es aconsejable dividir la comida en 5-6 veces.

La pancreatitis es una enfermedad que se puede tratar fácilmente, siempre que siga una dieta y reciba las prescripciones médicas adecuadas. Pero no olvide que la forma crónica puede provocar complicaciones graves o la muerte. Es importante comenzar un estilo de vida saludable a tiempo, adherirse a una nutrición adecuada y abandonar los malos hábitos.

¡Mantenga un enlace al artículo para no perder!

Pancreatitis aguda

La pancreatitis aguda por sí sola significa, en consecuencia, una forma aguda de la manifestación de inflamación aséptica a la que está expuesto el páncreas. Con mayor frecuencia se desarrolla en los siguientes casos:

  • al tomar alcohol: hasta el 70% de todos los casos de la enfermedad (principalmente en hombres de edad joven y madura),
  • en presencia de colelitiasis: hasta 25% o 30% (con mayor frecuencia en mujeres),
  • cirugía en el estómago u otros órganos de la cavidad abdominal, alrededor del 4% o un poco más.

Hay ciertas fases de la pancreatitis, que se consideran en el marco de su forma aguda:

  • fase enzimática (dentro de tres a cinco días),
  • fase reactiva (de 6 a 14 días)
  • fase de secuestro (a partir de 15 días),
  • fase del resultado (a partir de seis meses o más desde el inicio).

Forma crónica de pancreatitis

Que es esto La pancreatitis crónica es una forma de la enfermedad en la cual la inflamación progresa lentamente, mientras que las funciones del páncreas se deterioran gradualmente. Como resultado, puede ocurrir fibrosis del tejido pancreático o su calcificación. Se encuentra con mayor frecuencia en mujeres en la vejez.

Para la causa predominante del desarrollo de inflamación, se distingue la pancreatitis crónica:

  • tóxico-metabólico (incluido el alcohol),
  • idiopático
  • hereditario
  • autoinmune
  • recurrente
  • obstructivo

Puede distinguir la forma crónica primaria de pancreatitis, la secundaria, que se desarrolla debido a enfermedades del sistema digestivo: colecistitis, gastritis crónica, enteritis.

Primeros signos de un ataque.

Si el paciente tiene signos de pancreatitis aguda, su condición empeorará rápidamente. Por lo tanto, es muy importante buscar ayuda médica de inmediato.

  • En la forma aguda de la enfermedad, los dolores se localizan debajo de la cuchara en la parte superior, la hipocondría izquierda y derecha, si toda la glándula se ve afectada, entonces los dolores son herpes zóster.
  • Además, el paciente desarrolla vómitos con una mezcla de bilis, que no le proporciona alivio, sequedad de boca, hipo, náuseas y eructos.

Los mismos signos, que se manifiestan tanto en formas agudas como crónicas (durante las exacerbaciones) de pancreatitis, son dolor agudo y severo en el abdomen. La localización depende de qué parte del páncreas está involucrada en el proceso inflamatorio.

Primeros auxilios

Si sospecha un ataque de pancreatitis como primeros auxilios: descanso, posición sentada con las rodillas presionadas contra el pecho, inanición severa con un cuarto de taza de agua cada 30 minutos, una hora, coloque una burbuja de hielo en el páncreas desde la parte posterior. La respiración superficial ayudará a aliviar un ataque.

No se deben tomar analgésicos y medicamentos antiinflamatorios, esto complicará en gran medida el diagnóstico.

Si el dolor es intenso, el médico puede recetar antiespasmódicos (No-shpa, Drotaverinum). Con su ayuda, la inflamación en el páncreas disminuye y, como resultado, el dolor disminuye.

En el hospital, se utilizan métodos conservadores de tratamiento para tratar la pancreatitis aguda. En particular, se inyecta una variedad de soluciones en el torrente sanguíneo: soluciones salinas, preparaciones de proteínas, glucosa, a través de las cuales se supera la intoxicación y el dolor. El equilibrio ácido-base también se normaliza.

Pancreatitis Medicinas

  • Con vómitos frecuentes, se usan medicamentos para restablecer el equilibrio agua-sal, por ejemplo, "solución de cloruro de sodio".
  • Para restaurar el trabajo del tracto digestivo, se toman preparaciones enzimáticas que reemplazan las enzimas pancreáticas que están ausentes durante la enfermedad: "Creon", "Pancreatin", "Festal".
  • Terapia de vitaminas. En el tratamiento de la pancreatitis crónica, se prescribe una ingesta adicional de vitaminas: vitaminas A, E, C, D, K y B. Además, se prescribe una recepción: ácido lipoico, cocarboxilasa.
  • Nutrición parenteral En los trastornos digestivos graves y la mala absorción de los alimentos por los intestinos, se prescribe la nutrición parenteral.

Como nutrición parenteral, por goteo intravenoso, generalmente se administra lo siguiente:

  • Mezclas de aminoácidos esenciales (250-400 ml cada una): Alveein, Alvezin, Aminosol,
  • Soluciones de electrolitos: solución de cloruro de potasio al 10% (10-15 ml) y solución de gluconato de calcio al 10% (10 ml).

El tratamiento de la pancreatitis crónica implica: seguir una dieta, analgésicos, vitaminas, terapia de reemplazo enzimático, tratamiento de la diabetes mellitus y otros trastornos endocrinos, tratamiento oportuno de la enfermedad de cálculos biliares.

Tratamiento quirurgico

El tratamiento quirúrgico está indicado en el caso del desarrollo de inflamación difusa del peritoneo, complicaciones purulentas, aumento de la ictericia obstructiva y destrucción de la vesícula biliar y los conductos.

Se pueden asignar las siguientes operaciones:

  • Emergencia. Se llevan a cabo al comienzo del desarrollo de la enfermedad. Pueden ser las primeras horas y días. Se opera con urgencia a los pacientes con peritonitis causada por enzimas y pancreatitis aguda, que comenzó debido al bloqueo del duodeno.
  • Planificado El cirujano comienza a operar al paciente solo cuando la inflamación aguda en el páncreas se ha detenido. Antes de la operación, el paciente es examinado cuidadosamente para que no comience la recaída del ataque.

La base de una corrección terapéutica exitosa de esta enfermedad es seguir una dieta. La dieta diaria se ajusta de esta manera: el nivel de grasas y productos de carbohidratos en la dieta disminuye y el nivel de ingesta de proteínas aumenta. Se prescriben preparaciones de vitaminas. El número de comidas debe ser de 5-6 en un día.

En la pancreatitis aguda, en los primeros 2-3 días es necesario rechazar por completo la ingesta de alimentos, solo se permite beber en exceso: agua mineral, caldo de rosa mosqueta o, en casos extremos, agua corriente.

Cuando la exacerbación de la pancreatitis ha pasado, debe cumplir con reglas nutricionales como:

  1. Los lípidos, proteínas y carbohidratos deben estar presentes en la dieta.
  2. Use complejos vitamínicos solubles en agua y liposolubles.
  3. Rechace los alimentos que contienen productos químicos, ya que pueden irritar en gran medida la mucosa intestinal.
  4. No se puede comer especias, carnes ahumadas, picantes.
  5. Es mejor cocinar alimentos para una pareja, triturarlos de antemano, es posible que tenga que molerlos.
  6. Es necesario comer alimentos tibios, pero no calientes.

Después de que los síntomas de la pancreatitis aguda hayan desaparecido por completo, debe comer sopa, carne magra, pescado, requesón bajo en grasa, diferentes tipos de cereales, verduras, puede beber jugo de frutas, dulces, dar preferencia a la miel, mermelada y pudín.

Primeros platos
  • Una variedad de sopas de verduras o cereales, en caldos de carne con bajo contenido de grasa.
Segundos cursos
  • carne hervida, pescado o ave, tortillas.
Platos de cereales
  • pastas, cereales, pan.
Productos lácteos
  • leche descremada, kéfir, yogur, mantequilla
Frutas, bayas y verduras
  • puede hornearse o crurse, las verduras pueden hervirse.
Postres
  • Consumo reducido de productos de carbohidratos fácilmente digeribles (por debajo de la norma fisiológica). Puedes comer miel, mermelada.
Bebidas
  • zumos, té con leche.

Remedios populares

A continuación, hemos recopilado remedios caseros efectivos para la pancreatitis, pero antes de usarlos, asegúrese de consultar a su médico.

  1. Bigote dorado 1 hoja grande (longitud 25 cm) o dos hojas pequeñas se trituran y se llenan con 700 ml de agua. Hervir a fuego medio durante 15-20 minutos, luego infundir durante varias horas en un lugar sólido (puede dejarlo durante la noche). Debe usar la infusión en una forma tibia de 25 ml (antes de las comidas).
  2. Jugo de papa y zanahoria. Pase 2 papas y 1 zanahoria por un exprimidor. Use 2 veces al día 30 minutos antes de las comidas, el curso del tratamiento para adultos es de 7 días, el método ayuda a normalizar la digestión y eliminar los síntomas del dolor.
  3. Las hierbas pancreáticas se usan en colecciones y una de ellas debe consistir en hierba de milenrama, flores de caléndula y manzanilla. Todos los componentes se toman sobre una cucharada y se preparan en una cuchara con agua hirviendo. Después de media hora, puede beber la primera porción (100 ml), y 40 minutos después de eso, comer. Es necesario tomar el medicamento al menos 4 veces al día, exclusivamente antes de las comidas.
  4. Para una receta para la pancreatitis, necesita flores de siempreviva, agripalma, hierba de San Juan, vierta 200 ml de agua hirviendo por todas partes, insista 30 minutos, beba hasta tres veces al día antes de las comidas.
  5. En lugar de té común, use té con menta y miel. La menta tiene un efecto colerético y promueve la liberación de enzimas del páncreas.
  6. Propóleos. Las piezas pequeñas se mastican cuidadosamente entre comidas, el método es un excelente ejemplo de homeopatía moderna efectiva y elimina los ataques de dolor, normalizando la digestión.
  7. Fresno de montaña Un excelente agente colerético, que se utiliza tanto en el tratamiento como en la prevención de la pancreatitis. Las frutas de serbal se pueden consumir frescas o secas para uso futuro.
  8. Durante 10 días, debe tomar 1 cucharadita de aceite de rosa mosqueta. Descansa dos meses y vuelve a tomar el curso. Recomendado para patología crónica.
  9. Vierta un vaso de avena con un litro de agua, insista durante 12 horas. Hervir el caldo y hervir debajo de la tapa durante media hora. Envuelva el recipiente con caldo, insista durante 12 horas, luego cuele y agregue agua a un volumen de un litro. Los adultos toman una decocción tres veces al día, 100-150 ml media hora antes de una comida. El curso del tratamiento es un mes.
  10. Rosa mosqueta En el curso crónico de la pancreatitis, dogrose se puede beber de forma continua, hasta 400 ml por día. Las bayas de rosa mosqueta se vierten con agua caliente (la cantidad de bayas es igual a la cantidad de líquido). En un termo, la infusión se deja durante un par de horas, después de lo cual se puede consumir la bebida.

Prevención

  • En primer lugar es la corrección de los factores de riesgo: alcoholismo, diversos trastornos metabólicos.
  • Siempre debe adherirse a una dieta. Intenta ser siempre parcial con lo que comes, ya que esto no jugará en tus manos en el futuro. Con la mayor frecuencia posible, coma verduras y frutas que enriquecerán su cuerpo con vitaminas. Dicha prevención lo protegerá no solo de la pancreatitis, sino también de otras enfermedades.
  • También se necesita una corrección constante del tratamiento. Para hacer esto, se recomienda visitar a un gastroenterólogo 2 veces al año en ausencia de recaída. Para las recaídas, debe consultar inmediatamente a un médico.

Ahora, ya sabe qué es esta enfermedad y cómo se desarrolla en adultos. Recuerde que el tratamiento iniciado a tiempo le permite evitar la forma crónica de pancreatitis y reducir el riesgo de complicaciones. ¡Sé saludable y cuida tu salud!

¿Qué es la pancreatitis y cómo se trata?

Alejémonos de lo que es la pancreatitis y le digamos cómo tratarla.

El tratamiento se puede dividir en oficial y popular.

La medicina oficial está lista para ofrecer:

  1. Tomar analgésicos que detengan el síndrome de dolor. Para este propósito, también se pueden colocar goteros.
  2. El nombramiento de enzimas como una droga que restaura el sistema digestivo.
  3. Aceptación de antibióticos de amplio espectro que evitan la penetración de infecciones y alivian la inflamación.
  4. Cumplimiento de la dieta. La dieta debe reducirse significativamente después de una convulsión. Se excluyen los platos grasos, fritos, picantes, picantes, salados, ahumados y encurtidos. El énfasis está en verduras, frutas, caldos, productos lácteos, cereales, legumbres, variedades bajas en grasa de aves, pescado y carne, etc.
  5. Rechazo de malos hábitos. No se permite fumar ni alcohol.

La medicina tradicional está repleta de recetas conocidas desde la antigüedad. Todo tipo de decocciones, gelatinas, tinturas: esto es lo que, según los pacientes e incluso los médicos, ayuda a mejorar la salud pancreática. Tenga en cuenta que los secretos de la abuela no excluyen los métodos médicos, sino que actúan como terapia adicional, que debe acordarse con el médico tratante.

  • Productos apícolas: propóleos y leche de abeja.
  • Preparaciones a base de hierbas: sophora, diente de león, hinojo, violeta, helenio, valeriana, milenrama, menta, caléndula, hierba de San Juan, siempreviva, manzanilla, tanaceto, etc.
  • Jugo de coles de Bruselas, zanahorias, papas, etc.
  • Caldo de avena
  • Los granos de trigo sarraceno empapados en kéfir.

Ahora ya sabe qué es la pancreatitis y cómo tratarla.

Un componente importante para restaurar la funcionalidad de la glándula son las medidas preventivas, que incluyen mantener un estilo de vida saludable. Se muestra descanso, buen sueño, camina al aire libre. La nutrición debe ser equilibrada, enriquecida y variada. Se recomienda comer cinco o seis veces durante el día. Las porciones deben ser pequeñas.

Debe consultar a un médico al menos tres veces al año o cuando aparezcan síntomas adversos. El examen lo realiza un terapeuta, un gastroenterólogo y un cirujano si la pancreatitis se ha vuelto grave.

Causas del problema

La pancreatitis se llama inflamación pancreática. Esta enfermedad ocurre en el contexto de comer alimentos grasos o picantes, comer en exceso constantemente y abuso de alcohol.

Las causas del desarrollo de la enfermedad incluyen:

  • daño a los vasos del páncreas,
  • heridas
  • procesos inflamatorios en la cavidad abdominal,
  • enfermedades infecciosas

La pancreatitis puede comenzar:

  • con la formación de arena o piedras en los conductos de la glándula,
  • con problemas con la vesícula biliar,
  • debido a la inflamación de la papila, en la que se encuentra el conducto que conecta el páncreas y el duodeno.

A menudo, en el contexto de la colecistitis aguda, comienza la pancreatitis. Todos deben saber qué es esta enfermedad y cómo se manifiesta, porque el tratamiento oportuno ayuda no solo a recuperarse rápidamente, sino también a prevenir un posible desenlace fatal.

Cuadro clínico

Puede sospechar independientemente una enfermedad en desarrollo si sabe qué síntomas acompañan a la pancreatitis aguda y crónica. Es importante comprender cómo se debe llevar a cabo el tratamiento.

La pancreatitis aguda es una enfermedad potencialmente mortal. Su síntoma principal es el dolor agudo, localizado en la parte superior del abdomen. Ella puede devolver. Además, la enfermedad se acompaña de otros signos: náuseas, vómitos, fiebre. Varios pacientes desarrollan ictericia.

El dolor puede ser cortante o sordo, y no desaparece por sí solo. A medida que la enfermedad progresa, la incomodidad se intensifica e incluso puede causar un shock de dolor. Si toda la glándula se ve afectada, entonces las sensaciones son fajas. También se pueden localizar tanto en el hipocondrio derecho como en el izquierdo.

El vómito para los pacientes no trae alivio, a pesar del hecho de que puede ser bastante frecuente. La bilis puede estar presente en los contenidos. Los signos característicos de la pancreatitis son boca seca, hipo, eructos. La condición de un paciente con pancreatitis aguda empeora rápidamente. El paciente puede aumentar la temperatura corporal, disminuir la presión y también aparece sudor frío. En el idioma puedes ver una abundante placa. En este caso, la piel se vuelve pálida, hasta un color gris terroso, los rasgos faciales se agudizan.

Otras formas de la enfermedad

A pesar de que la pancreatitis aguda es una enfermedad mortal, a menudo la recuperación comienza espontáneamente. Si una persona no abusa del alcohol, los tejidos de la glándula no colapsan y no se producen cambios irreversibles.

A veces el dolor puede indicar que se está desarrollando una enfermedad ligeramente diferente. La pancreatitis crónica también se acompaña de una sensación de incomodidad, interrupción del sistema digestivo. En este caso, las heces se vuelven grasas con un olor fétido pronunciado. Con la enfermedad, la pérdida de peso se vuelve notable, aparecen signos de falta de vitaminas.

Una forma crónica de pancreatitis puede causar diabetes. Después de todo, con él, las células que producen insulina comienzan a descomponerse. Esta forma a menudo comienza después de que la etapa aguda de la enfermedad se deja sin tratamiento.

Los médicos aislaron por separado la pancreatitis reactiva. ¿Qué tipo de enfermedad es esta? No todos pueden darse cuenta sin consultar a un especialista. Después de todo, comienza en el contexto de una enfermedad aguda de otro órgano del sistema digestivo. Por lo tanto, los síntomas pueden ser lubricados, mezclados con signos de otras enfermedades.

Determinación de la forma crónica de pancreatitis.

Cuando un paciente visita a un gastroenterólogo con quejas de dolor, náuseas, heces grasas, el médico le recetará una serie de exámenes. Verifique el nivel de elastasa en las heces, la presencia de grasa no digerida. En presencia de esteatorrea, hablan de mal funcionamiento del páncreas.

También se prescriben diagnósticos por ultrasonido para hacer el diagnóstico correcto. Confirmar o refutar la conclusión en casos dudosos ayudará a la tomografía. Además, si es necesario, se realiza una prueba con preparaciones especiales cuya acción está dirigida a estimular el páncreas. Dado que la forma crónica de la enfermedad conduce al desarrollo de diabetes, es importante verificar el nivel de glucosa en el suero sanguíneo. Es necesario examinar al paciente, ya que pueden desarrollarse complicaciones de la pancreatitis.

Primeros auxilios

Después de sentir el dolor por primera vez, es difícil para él hacer un diagnóstico de pancreatitis. ¿Qué tipo de enfermedad es esta? Por regla general, el médico ya le dice a los pacientes. Pero, conociendo los signos de la enfermedad, es más fácil determinar las tácticas de acción.

En primer lugar, debe renunciar a la comida y al agua. Todo esto solo irrita aún más el páncreas. Debe saber que tomar los antiespasmódicos o analgésicos habituales en este caso es inútil. Puede reducir un poco la incomodidad si intenta relajarse y acostarse. También puede aplicar frío en un lugar adolorido.

Tenga en cuenta que tomar cualquier medicamento solo puede desenfocar el cuadro clínico y complicar el diagnóstico.

En la forma crónica de pancreatitis, que se acompaña de ataques regulares, es importante recordar la necesidad de seguir una dieta, evitar el estrés y eliminar completamente el alcohol.

Tratamiento agudo

Hay reglas básicas por las cuales se trata una enfermedad. Primero, el páncreas necesita recuperarse. Los síntomas y el tratamiento son determinados por un gastroenterólogo experimentado.

En la forma aguda, es importante rechazar completamente los alimentos durante 3 días. Durante este período, solo se permite agua, té débil sin azúcar y una decocción de rosa mosqueta. Puede aliviar la inflamación y la hinchazón con una almohadilla térmica fría unida al páncreas. También es importante observar la paz completa. Esto puede reducir la intensidad del flujo sanguíneo en los órganos internos, incluso en el páncreas.

Puede aliviar el dolor con la ayuda de analgésicos narcóticos. Las soluciones salinas, plasma, albúmina, reopoligluukina también se administran por vía intravenosa. En el período agudo, se recomiendan los inhibidores de las enzimas Gordoks y Kontrikal.

También se recetan medicamentos para la pancreatitis como Omeprazol, Kvamatel. Con una forma purulenta o grave de la enfermedad, se seleccionan antibióticos. Se utilizan cefalosporinas o fluoroquinolonas.

En algunos casos, la cirugía está indicada. Esto es necesario para la pancreatitis destructiva, signos de un proceso inflamatorio en el peritoneo y en ausencia del resultado del tratamiento conservador.

Pancreatitis crónica: opciones de tratamiento

Independientemente del tipo y la forma de la enfermedad, es necesario tratarla bajo la guía de un gastroenterólogo. Una de las principales recomendaciones es dejar el alcohol y fumar. También se prescribe una terapia especial de reemplazo enzimático. En la etapa inicial, cuando acaba de aparecer el dolor, puede usar antiespasmódicos "Drotaverin", "No-shpa", "Sparex", "Duspatalin". Se muestra el uso de medicamentos destinados a suprimir la producción de enzimas por el páncreas, por ejemplo, "octreotida". Un curso corto se puede utilizar medicamentos antisecretores "Diacarb", "Omeprazol".

Es importante seguir una dieta de por vida con falta de alimentos grasos, picantes y fritos. También está indicado si se ha desarrollado pancreatitis biliar crónica. Esta enfermedad se caracteriza por el hecho de que comienza contra un bloqueo en el tracto biliar. El tratamiento en este caso puede llevarse a cabo operativamente. Quizás tales pacientes necesiten extirparse la vesícula biliar.

¿Qué es la pancreatitis y qué es?

El nombre de la enfermedad "pancreatitis" proviene de la palabra griega pancreatitis que, a su vez, consta de dos partes: páncreas páncreas y es - inflamación La inflamación pancreática puede causar todo un grupo de enfermedades, mientras que en la práctica clínica hay dos formas de pancreatitis: aguda y crónica. En los hombres, la pancreatitis se diagnostica con menos frecuencia que en las mujeres. Además, las personas mayores y las personas con sobrepeso tienen más probabilidades de enfermarse.

Pancreatitis aguda - Esta es una lesión inflamatoria del páncreas causada por autólisis enzimática o auto-digestión. Debido a la inflamación, las enzimas producidas por la glándula no pueden ingresar al duodeno y comienzan a actuar activamente en el páncreas, destruyéndolo. Con mayor frecuencia, la pancreatitis aguda se manifiesta solo en forma de un proceso inflamatorio y edema de un páncreas en particular, pero a veces la inflamación se reemplaza por fibrosis o atrofia, necrosis, supuración, hemorragias múltiples y abscesos.

Nota

La pancreatitis aguda fue aislada como una enfermedad separada en 1870 por E. Klebs, y en 1889 el médico estadounidense R. Fitz diagnosticó por primera vez la pancreatitis aguda durante la vida del paciente.

Pancreatitis crónica más común que agudo: en Europa, el número de casos es de 25 personas por 1000 al año. En nuestro país, se registran alrededor de 60 mil casos por año. Típicamente, la pancreatitis crónica se detecta en pacientes de mediana edad o ancianos. Los médicos distinguen dos tipos de pancreatitis crónica: primaria y secundaria. En primaria El tipo de proceso inflamatorio se localiza inicialmente precisamente en el páncreas. Secundario o concomitante La pancreatitis siempre ocurre en el contexto de otra enfermedad: gastritis, úlcera péptica, enfermedad de cálculos biliares, colecistitis, gastritis y otras.

En la pancreatitis aguda, el funcionamiento del páncreas puede restaurarse casi por completo. En el tipo crónico de la enfermedad, los períodos de exacerbación se alternan con la remisión, pero en general, la función pancreática está disminuyendo constantemente.

¿Qué es la deficiencia de enzimas pancreáticas?

Este es un tipo de intolerancia alimentaria a ciertos tipos de alimentos. Ocurre debido a una deficiencia de enzimas responsables de la descomposición de proteínas, grasas y carbohidratos. Como resultado, se altera la función digestiva del cuerpo: aparecen una serie de ciertos síntomas. En los humanos, esta enfermedad se diagnostica con mayor frecuencia que la pancreatitis crónica, pero con el tiempo puede ser casi asintomática.

La deficiencia de enzimas puede ser congénita y adquirida. Congénita La insuficiencia ocurre en el contexto de cualquier defecto genético que interfiera con el funcionamiento normal del páncreas. Adquirido La deficiencia enzimática a menudo es el resultado del desarrollo de una enfermedad, mientras que en la gran mayoría de los casos, la causa del trastorno es la pancreatitis, debido a que los procesos patológicos se desarrollan en el páncreas, lo que conduce a su atrofia y fibrosis. Como resultado, el páncreas deja de producir enzimas en la cantidad requerida (falla primaria o exocrina), o por alguna razón no se activan, una vez en el intestino delgado (falla secundaria).

Los síntomas de la deficiencia de enzimas exocrinas son heces sueltas y abundantes, la presencia de grumos de comida no digeridos en las heces, como resultado de un número insuficiente de enzimas pancreáticas. Además, debido al desarrollo de deficiencia de proteínas y energía, se producen deficiencias de vitaminas, anemia y deshidratación. Tal vez una fuerte disminución en el peso corporal, la aparición de acidez estomacal, náuseas, hinchazón y vómitos.

La deficiencia de la enzima sin un tratamiento adecuado puede conducir al agotamiento del cuerpo y, en casos raros, incluso a la muerte.

¿Cuáles son los síntomas de la pancreatitis?

Las diferentes formas de pancreatitis también se caracterizan por diferentes síntomas.

En forma aguda un síntoma principal y constante se considera un fuerte dolor en la parte superior del abdomenpero. Si toda la glándula se ve afectada, entonces el dolor puede ser de naturaleza zoster. A veces se observa irradiación del dolor en la región del corazón o detrás del esternón. La intensidad del dolor depende del grado de aumento de la presión en los conductos del páncreas y en el conducto biliar común, del grado de irritación de los receptores. Debido al dolor intenso, el paciente experimenta ansiedad e intenta cambiar la posición del cuerpo sin recibir alivio.

Aunque el dolor es el síntoma principal, su intensidad no se puede utilizar para juzgar la etapa de daño al páncreas, ya que con el inicio de la necrosis de las terminaciones nerviosas el dolor puede debilitarse.

El segundo síntoma de pancreatitis aguda es náuseas y vómitosno dar al paciente una investidura. En sus primeras porciones, se observan restos de comida, y en las porciones posteriores solo los contenidos mucosos del estómago y la bilis.

La piel del paciente a menudo se vuelve pálida, fría, cubierta de sudor pegajoso. A menudo, la pancreatitis aguda se acompaña de la aparición de ictericia obstructiva debido a daños en el conducto biliar común por cálculos biliares. La temperatura corporal aumenta con el desarrollo de la enfermedad. Quizás aumento de la frecuencia cardíaca, aumento de la presión.

En pancreatitis crónica. hay dolor en la región epigástrica o en el hipocondrio izquierdo, a veces se irradia hacia la espalda o adquiere un zoster.La intensidad del dolor aumenta en la posición supina, y en algunos casos disminuye en la posición sentada con una ligera inclinación hacia adelante. A menudo, el dolor se irradia a la región del corazón, el omóplato izquierdo o el hombro, así como a la región ilíaca. La naturaleza del dolor y su intensidad pueden ser diferentes: dolor constante, dolor después de comer o dolor paroxístico.

A menudo, además del dolor, se producen trastornos dispépticos, especialmente son característicos de una exacerbación o curso grave de la enfermedad. Se observan eructos, aumento de la salivación, náuseas, vómitos, hinchazón. Debido al desarrollo de la deficiencia enzimática, se produce una disminución en el peso corporal del paciente y, en formas graves, pueden aparecer depresión, hipocondría y otros síntomas.

Posibles causas de pancreatitis

Pancreatitis aguda surge debido al daño a las células pancreáticas acuosas (responsables de la síntesis y secreción de enzimas digestivas), el aumento de la secreción de jugo pancreático y la dificultad de su flujo de salida. Como resultado, las enzimas se activan en la glándula y se produce pancreatitis aguda. El daño a las células acinosas puede ser causado por un traumatismo abdominal abierto o cerrado, intervenciones quirúrgicas en los órganos abdominales, envenenamiento, reacciones alérgicas graves, trastornos circulatorios pancreáticos agudos debido a trombos, embolia o compresión vascular.

Además, la pancreatitis aguda puede desencadenarse por enfermedades del conducto biliar, en particular por la inyección de bilis en el conducto pancreático. La ingesta excesiva de alimentos ricos en grasas y carbohidratos también puede causar la enfermedad. Al mismo tiempo, la falta de alimentos proteicos conduce a la destrucción de las células acinosas, incluso con un flujo de jugo pancreático sin molestias.

En la aparición de pancreatitis aguda, los trastornos endocrinos (embarazo, tratamiento prolongado con corticosteroides), el metabolismo de las grasas deteriorado y algunas enfermedades infecciosas y alérgicas también pueden desempeñar un papel.

El líder indiscutible en la lista de causas. pancreatitis crónicaEs beber en exceso. En Rusia, la pancreatitis causada por el alcoholismo se detecta en aproximadamente el 30% de los pacientes. También puede conducir al desarrollo de una forma crónica de pancreatitis:

  • neoplasias pancreáticas,
  • duodenitis
  • seudoquistes pancreáticos,
  • estenosis de la papila duodenal grande,
  • lesiones e intervenciones quirúrgicas en el páncreas.

¿Cómo se diagnostica la inflamación pancreática?

El diagnóstico de pancreatitis generalmente no es difícil, ya que sus síntomas son siempre bastante pronunciados. Sin embargo, para un diagnóstico preciso, el médico lleva a cabo una serie de estudios.

Diagnóstico de pancreatitis. incluye:

  1. Investigacion fisica: examen de la lengua del paciente, palpación de la pared anterior de la cavidad abdominal.
  2. Diagnóstico de laboratorio:
    • Análisis de sangre clínico general para detectar signos de inflamación por un aumento en la VSG, el recuento de glóbulos blancos, etc.
    • Análisis clínico general de orina para determinar la presencia de amilasa en ella.
    • coprograma - análisis de heces para la presencia de residuos de alimentos no digeridos,
    • análisis de sangre terapéutico general bioquímico para determinar el nivel de enzimas pancreáticas,
    • Examen bacteriológico del exudado de la cavidad abdominal (realizado durante la cirugía).
  3. Investigación instrumental: Examen de ultrasonido de los órganos abdominales (complejo), resonancia magnética, tomografía computarizada, radiografía, celiacografía, esofagogastroduodenoscopia, duodenoscopia, laparoscopia diagnóstica, según las indicaciones.

Como regla general, la pancreatitis crónica es más difícil de diagnosticar que la aguda, por lo que los médicos otorgan una gran importancia a entrevistar al paciente, de lo que se pueden sacar conclusiones sobre la naturaleza y el tipo de dolor, sobre la dieta y la presencia de malos hábitos.

¿Qué hacer con la deficiencia de enzimas pancreáticas?

En la pancreatitis aguda y la exacerbación de la forma crónica de la enfermedad, el tratamiento debe llevarse a cabo en un hospital bajo la supervisión de un médico. En la etapa inicial del tratamiento, el paciente tiene prohibido comer alimentos, se recetan analgésicos y antiespasmódicos para detener el dolor. Además, se recomienda reposo completo, frío en el estómago para disminuir la producción de enzimas digestivas por el páncreas. En algunos casos, se recomienda bombear el contenido gástrico para reducir la carga en la glándula. En situaciones difíciles, se realiza una operación quirúrgica hasta la extracción del órgano afectado. Con dificultad en el flujo de salida de la secreción pancreática, es posible la intervención endoscópica: extracción de cálculos de los conductos pancreáticos, expansión del conducto de varias maneras.

Atencion

¡La aceptación de preparaciones enzimáticas en el período agudo de pancreatitis está contraindicada!

En la pancreatitis crónica sin exacerbación y la deficiencia enzimática resultante, el tratamiento debe estar dirigido principalmente a apoyar la capacidad del cuerpo para digerir completamente los alimentos. Para esto, al paciente se le recetan preparados enzimáticos basados ​​en pancreatina que contiene proteasa, lipasa, alfa-amilasa, tripsina, quimotripsina. La terapia de sustitución no puede restaurar el páncreas en sí, pero es bastante capaz de asumir el trabajo que la glándula no puede hacer frente. Con la ayuda de la terapia de reemplazo enzimático, el cuerpo del paciente puede absorber nutrientes de los alimentos durante muchos años.

Además, la acción de estos medicamentos es capaz de detener gradualmente el síndrome de dolor debido a la inhibición inversa de la producción de enzimas: la pancreatina en la forma de dosificación ingresa a la luz del duodeno y la proteasa inactiva el factor de liberación de colecistoquinina, lo que conduce a una disminución de la colecistoquinina en sangre y la secreción pancreática (por el principio de "retroalimentación"). Si la terapia de reemplazo basada en pancreatina es insuficiente, entonces la estimulación de la producción de enzimas por parte de la glándula continúa, la autólisis se acelera, la presión intraductal aumenta y el dolor se intensifica.

La terapia con enzimas no solo reemplaza la deficiencia de las enzimas necesarias, sino que también minimiza la función secretora del páncreas, proporcionando al cuerpo un descanso funcional.

Es muy importante deshacerse de los hábitos que provocan la enfermedad, como el abuso de alcohol, el tabaquismo y la nutrición poco saludable.

Hasta ahora, el tratamiento de la deficiencia de enzimas pancreáticas sigue siendo una tarea bastante difícil, que requiere un enfoque integrado. Los expertos recomiendan elegir el régimen de tratamiento individualmente, teniendo en cuenta el grado de insuficiencia y la gravedad de los trastornos endocrinos y el dolor en el paciente. Solo el conocimiento de los principios de la terapia de reemplazo enzimático por parte del médico tratante nos permite desarrollar una táctica de tratamiento adecuada y determinar el pronóstico para el paciente.

Microperlas para complementar la deficiencia enzimática

Una de las drogas para compensar la deficiencia enzimática es Mikrazim®, que incluye pancreatina de origen animal en forma de microgránulos (gránulos entéricos solubles) de menos de 2 mm de tamaño. Disponible en cápsulas con una dosis de 10,000 y 25,000 unidades.

El principio activo corresponde a la actividad de las enzimas digestivas de origen natural: lipasas, amilasas y proteasas, que contribuyen a la descomposición y digestión de las grasas, proteínas y carbohidratos que ingresan al tracto gastrointestinal.

Las cápsulas de gelatina dura, en las que se encuentran los microgránulos, pueden atravesar el tracto digestivo más rápido que las tabletas y llevar el medicamento al sitio de acción. La cubierta de la cápsula se disuelve fácilmente en el estómago, liberando microcranes con pancreatina.

Debido al pequeño tamaño, los gránulos se mezclan rápida y uniformemente con los alimentos y con ellos ingresan al duodeno y luego al intestino delgado, es decir, exactamente donde actúan las enzimas naturales. Las enzimas pancreáticas contenidas en los gránulos se incluyen en el proceso de digestión, mientras que la actividad máxima del medicamento se fija media hora después de ingresar al intestino delgado. Después de interactuar con los alimentos, las enzimas pierden su actividad y se eliminan del cuerpo sin penetrar en el torrente sanguíneo.

Se recomienda la recepción de Mikrasim® para la terapia de reemplazo enzimático para la deficiencia de la enzima pancreática causada por pancreatitis crónica o extirpación pancreática, con complicaciones después de la irradiación, con flatulencia, diarrea. También se recomienda tomar el medicamento en caso de violación de los procesos de división y absorción de nutrientes después de la resección del estómago, para normalizar la digestión con errores en la nutrición en personas que no tienen problemas con el tracto gastrointestinal, por ejemplo, al comer en exceso, la falta de una dieta.

En cuanto a las contraindicaciones, se debe excluir el uso de Mikrasim®:

  • en presencia de intolerancia individual a los componentes que componen su composición,
  • en forma aguda de pancreatitis,
  • con exacerbación de pancreatitis crónica.

La dosis del medicamento siempre es seleccionada individualmente por el médico tratante, dependiendo de la edad del paciente, la gravedad de los síntomas de la enfermedad y la composición de la dieta. Es necesario tomar Micrazim® por vía oral con un volumen suficiente de líquido. Es imposible triturar o masticar microgránulos, por lo que puede violar su protección contra los efectos del jugo gástrico y reducir el efecto terapéutico.

* El número de registro del medicamento Mikrazim® en el Registro Estatal de Medicamentos es LS-000995 con fecha del 18 de octubre de 2011, renovado indefinidamente el 16 de enero de 2018.El medicamento está incluido en la lista de medicamentos vitales y esenciales.