Análisis de sangre para la curva de azúcar durante el embarazo

Durante el embarazo, las mujeres a menudo tienen o empeoran las formas crónicas de la enfermedad. En el período en que nace el bebé, la futura madre a menudo tiene una inmunidad debilitada, en cuyo contexto aparecen varias patologías. Una de estas enfermedades es la diabetes gestacional. La curva de azúcar durante el embarazo, o la prueba de tolerancia a la glucosa (GTT), ayudará a determinar el nivel de glucosa antes y después del ejercicio.

La necesidad de probar

El médico siempre asigna varios exámenes a las mujeres embarazadas, ya que los procesos que ocurren en sus cuerpos afectan no solo su salud, sino también la condición del feto. Los pacientes deben saber qué pruebas deben tomar para evitar problemas.

Algunas mujeres no saben por qué durante el embarazo se debe evaluar una curva de azúcar. La prueba de tolerancia a la glucosa generalmente se realiza al final del segundo trimestre junto con otros exámenes. En los últimos años, el riesgo de diabetes gestacional ha aumentado. Ahora se encuentra en mujeres embarazadas con tanta frecuencia como la toxicosis tardía. Si no busca tratamiento de inmediato de un especialista, puede haber consecuencias negativas para la futura madre y el feto.

El metabolismo de los carbohidratos es un vínculo importante en la homeostasis. Está fuertemente influenciado por los cambios hormonales en el cuerpo de una mujer durante el embarazo. La sensibilidad de los tejidos a la insulina primero aumenta y luego disminuye. Debido a que la glucosa satisface las necesidades del feto, las células de la madre a menudo carecen de energía. Normalmente, la insulina debe producirse en mayores cantidades que antes de concebir un hijo.

El médico puede recetar donación de sangre para los siguientes trastornos:

  • desviaciones en las tasas de análisis de orina,
  • hipertensión arterial
  • obesidad o aumento de peso rápido,
  • estilo de vida mentiroso, actividad física limitada,
  • nacimientos múltiples
  • niño con sobrepeso
  • predisposición genética a la diabetes,
  • ovarios poliquísticos,
  • toxicosis severa
  • neuropatía de origen desconocido,
  • una historia de aborto
  • desarrollo de diabetes gestacional en un embarazo anterior,
  • enfermedades infecciosas crónicas
  • cirrosis del hígado
  • hepatitis
  • enfermedades del estómago o intestinos,
  • condición posparto o postoperatorio.

Para obtener un resultado confiable, las pruebas se llevan a cabo varias veces. El número de procedimientos prescritos por un ginecólogo-endocrinólogo.

Fechas y restricciones

La prueba de la curva de azúcar solo se puede aprobar en ausencia de contraindicaciones. Las mujeres cuya concentración de glucosa probada con el estómago vacío excede los 7 mmol / l no deben hacerse la prueba. El procedimiento está contraindicado en pacientes menores de 14 años.

Las pruebas no pueden llevarse a cabo en presencia de procesos inflamatorios en el cuerpo. La exacerbación de la pancreatitis, la toxicosis y los tumores malignos también sirven como contraindicaciones para el análisis. Está prohibido hacer GTT si el paciente toma ciertos agentes farmacológicos. Los fondos que promueven el crecimiento de la glucemia pueden afectar el rendimiento de la curva de azúcar durante el embarazo.

Cuánto tiempo tomará la prueba para GTT, le dirá el médico. El mejor período para esto es un embarazo en la semana 24–28. Si una mujer previamente tenía diabetes mellitus en forma gestacional mientras llevaba un bebé, entonces el análisis se recomienda a las 16-18 semanas. En períodos posteriores, no se recomiendan las pruebas, pero en casos excepcionales es posible de 28 a 32 semanas.

Preparación para el análisis.

Antes de la prueba de la curva de azúcar, es necesaria una preparación preliminar. Cualquier factor que afecte la glucemia afecta el resultado del análisis, que puede no ser confiable.

Para evitar errores, una mujer embarazada debe cumplir varias condiciones:

  • Durante tres días debe mantener su dieta habitual con contenido de carbohidratos.
  • También debe seguir una dieta, eliminando los alimentos grasos y fritos.
  • No es necesario reducir el ritmo del esfuerzo físico diario, que debe ser con moderación.
  • Antes del análisis está prohibido tomar drogas. El uso de algunas herramientas puede continuar, pero solo después de consultar con un especialista. También canceló los procedimientos terapéuticos.
  • De las bebidas azucaradas hay que abandonarlas.

La prueba se realiza con el estómago vacío. La última vez que un paciente tiene que comer es de 10 a 14 horas antes del inicio del tratamiento. Debe evitar situaciones estresantes y sobreexcitación emocional.

Las razones de la disminución o aumento del indicador.

La tarea principal para la futura madre es obtener resultados de prueba confiables, que determinan el curso correcto del embarazo y el desarrollo del bebé en el útero. Si se detectan posibles enfermedades de manera oportuna, el médico redactará exámenes para confirmar el diagnóstico y determinar los métodos de tratamiento. El resultado puede no ser confiable si no sigue las reglas para prepararse para el análisis. Además, otros factores influyen en esto.

El indicador puede aumentar debido a fatiga física, epilepsia, patologías de la glándula pituitaria, tiroides o suprarrenales. Si el paciente no puede rechazar los medicamentos diuréticos, también pueden afectar los niveles de azúcar en la sangre. Los medicamentos que contienen ácido nicotínico o adrenalina también tienen un efecto.

Una cifra baja puede indicar que el ayuno antes del inicio de la recolección del análisis fue demasiado largo (más de 15 horas). La disminución de la glucosa es posible debido a tumores, obesidad, intoxicación por alcohol, arsénico o cloroformo, así como a enfermedades del hígado y otros órganos del tracto digestivo. Todos estos factores se desmantelan y se tienen en cuenta al trazar la curva. Después de esto, a menudo se requiere un examen repetido.

Realizando el procedimiento

Se puede hacer un análisis de la curva de azúcar durante el embarazo en una clínica pública o institución privada. En el primer caso, las pruebas son gratuitas, pero debido a las grandes colas, algunos prefieren pasar por el procedimiento por dinero para ahorrar tiempo y obtener más información sobre su condición. En diferentes laboratorios, la sangre para el azúcar se puede tomar por vía venosa o capilar.

Términos de preparación de la solución utilizada durante el evento de tratamiento:

  • La herramienta se prepara antes del estudio mismo.
  • La glucosa en la cantidad de 75 g se diluye en agua pura no carbonatada.
  • La concentración significa determinada por el médico.
  • Debido a que algunas mujeres embarazadas no toleran los dulces, puede agregar un poco de jugo de limón a la solución.

Durante la prueba GTT, se administra sangre varias veces. La cantidad de glucosa que se toma para el análisis depende del momento de su retención. La primera cerca se produce con el estómago vacío. Es necesario determinar la concentración de azúcar. A partir de este indicador, que no debe exceder los 6,7 mmol / l, depende de una investigación adicional. Luego se le da al paciente una solución en un volumen de 200 ml con glucosa diluida. Cada 30 minutos una mujer toma sangre. La prueba dura dos horas. La sangre se recolecta de una sola manera. Durante el procedimiento, no puede extraer sangre del dedo y las venas al mismo tiempo.

Después de pasar el análisis, el especialista mide el nivel de azúcar en la sangre. Sobre la base de la información obtenida, se traza una curva de azúcar, en la que se puede detectar un posible deterioro de la tolerancia a la glucosa que ha surgido durante el parto. Los intervalos de tiempo del embarazo en los que se extrajo sangre se indican mediante puntos en el gráfico del eje horizontal.

Una desventaja de tal estudio para pacientes es la perforación repetida de un dedo o una vena, así como la ingesta de una solución dulce. La ingesta oral de glucosa se administra a las mujeres durante el período de maternidad.

Interpretación de resultados

El ginecólogo primero observa los análisis de sangre terminados, y luego dirige al paciente a un endocrinólogo. Si hay desviaciones de azúcar de los valores permitidos, el médico puede derivar a la mujer embarazada a otros especialistas.

La interpretación del resultado de la prueba se lleva a cabo teniendo en cuenta la salud del paciente, el peso corporal, la edad, el estilo de vida y las patologías asociadas. La tasa del nivel de azúcar es ligeramente diferente en mujeres embarazadas. Pero si se exceden los valores permitidos, el médico envía a la mujer a recolectar sangre nuevamente.

Los valores normales de glucosa en ayunas son inferiores a 5,4 mmol / l, después de 30–60 minutos, no más de 10 mmol / l, y con el último muestreo de sangre, no más de 8,6 mmol / l. También debe tener en cuenta que el índice de indicadores en diferentes instituciones médicas puede diferir, ya que los especialistas utilizan diferentes métodos de prueba.

Cuando una mujer embarazada se realiza un análisis de sangre para GTT, un médico debe evitar un aumento brusco de la glucosa en sangre. La concentración de azúcar se analiza en la primera etapa del procedimiento. Si el indicador excede los valores permitidos, se detiene la prueba. Un especialista designa un evento de embarazo, que incluye:

  • cambio en la nutrición con la excepción de cantidades excesivas de carbohidratos,
  • uso de fisioterapia,
  • observación regular por parte de un médico, que puede ser hospitalizado o ambulatorio,
  • terapia con insulina (si es necesario)
  • Monitoreo de glucemia, que se mide con un glucómetro.

Si la dieta no produce el efecto deseado sobre la concentración de azúcar, se le administra al paciente una inyección de la hormona, que se lleva a cabo en condiciones estacionarias. La dosis es prescrita por el médico tratante.

Si selecciona correctamente el método de terapia, entonces es posible minimizar el daño al feto. Sin embargo, el nivel elevado de glucosa revelado en una mujer hace sus cambios durante el embarazo. Por ejemplo, el parto ocurre en la semana 38.

Peligro de alto contenido de azúcar

Cuando una mujer no conoce las características de la diabetes mellitus gestacional y no sigue la dieta, el nivel de glucosa en la sangre disminuye o aumenta rápidamente, lo que tiene consecuencias negativas. La futura madre necesita comprender que en el período de maternidad ella debe seguir todas las recomendaciones del médico tratante y pasar las pruebas necesarias de las que depende la salud del niño y su propia condición.

La desviación de la glucemia de los valores permisibles se expresa en molestias en mujeres embarazadas. La violación ocurre con consecuencias concomitantes en forma de aumento de la necesidad de orinar, sequedad de las membranas de la cavidad oral, picazón, forúnculos, acné, debilidad física y fatiga. En forma severa, las palpitaciones aumentan, la conciencia se confunde, los mareos y la migraña son atormentados. En algunas mujeres, la enfermedad se acompaña de fiebre convulsiva y visión borrosa.

Además, una concentración elevada de glucosa puede afectar negativamente el desarrollo fetal. Las mujeres a menudo tienen parto prematuro o eclampsia. Puede ocurrir asfixia o muerte del feto. El riesgo de lesiones de nacimiento a menudo aumenta. A veces tienes que realizar una cesárea. Si a las mujeres embarazadas se les prescribe terapia de insulina durante la primera diabetes gestacional, pueden desarrollar hiper o hipoglucemia. La aparición de la enfermedad se ve afectada por un cambio brusco en la dieta y el estilo de vida en general. En cualquier farmacia, puede comprar un medidor de glucosa en sangre portátil. Con él será posible medir de forma independiente el nivel de azúcar y no perder el tiempo visitando a un especialista.

La diabetes mellitus ha dejado de ser una patología rara, por lo que las mujeres embarazadas a menudo corren el riesgo de desarrollarse. La enfermedad, que se manifiesta en la forma gestacional, se caracteriza por la ocurrencia durante el transporte del bebé y la abstinencia propia después del nacimiento. En casos raros, el problema de una mujer puede permanecer después del nacimiento del bebé. Seis semanas después del nacimiento del bebé, se recomienda que el paciente vuelva a tomar el análisis de sangre para determinar el nivel de glucosa. En función de los resultados, el médico identifica la progresión o desaparición de la enfermedad.